Señales de tráfico para niños

Los niños de la década de los 70 y 80 crecieron cantando una canción de lo más pegadiza y que resumía, fácilmente, todo un compendio de normas de circulación:

Por el túnel pasarás

la bocina tocarás

la canción del pi pi pi

la canción del pa pa pa.

Vamos de paseo, pi pi pi

en un auto feo, pi pi pi

pero no me importa, pi pi pi

porque llevo torta, pi pi pi.

Atención que viene un semáforo.
Bueno, pero es tan importante fijarse en
El semáforo, atención porque es importantísimo
Porque es peligrosísimo

Esta es la parte más aburrida del disco,
Me parece que tendremos que esperar
Sin hacer nada

Está rojo, amarillo y verde
Rojo, amarillo y verde
Está rojo, amarillo y verde

 

Enseñar paseando

Una buena forma de empezar a enseñar las señales de tráfico a los más pequeños de la casa es a través del juego. Hay mil y una forma de familiarizarles con ellos. Por ejemplo, mientras paseamos camino del parque o del colegio, podemos aprovechar para ir diciéndoles lo que significa las que vamos encontrando por nuestra ruta, representando lo que debemos hacer en ese momento: moderar la velocidad, ceder el paso, curva peligrosa, el significado de los colores del semáforo…

 

 

Sin salir de casa

Los libros también son una herramienta muy práctica para adentrar a los niños en el universo de la seguridad vial. No hay más que acercarse a cualquier librería especializada o no en los más pequeños, como la Casa del Libro  o Fnac, por citar a dos de las más conocidas, para encontrar una interesante selección de volúmenes especialmente pensados para ellos. Por ejemplo, uno de los que nos ha llamado la atención se titula “Vamos de Paseo”, escrito por Miguel A. Gallardo Paredes. Está dirigido a niños de entre 6 a 11 años y, entre sus particularidades, les muestra cómo comportarse como peatón, como pasajero y como conductor.

¿Les gustan más los dibujos animados? En Youtube es fácil encontrar vídeos especialmente dirigidos a ellos. Una de las series más completas es Green Light, integrada por varios capítulos diferentes protagonizados por una amable policía de tráfico que les va dando pistas sobre temas tan diferentes como la importancia de ponerse el cinturón de seguridad, cómo subir y bajar del coche o el autobús.

Otra opción cómoda y práctica consiste en colocar alfombras con estampados de calles y jugar en ellas con coches de juguete para que vayan aprendiendo a circular.

Rutas por la ciudad

En la web de la Dirección General de Tráfico también podemos encontrar un buen arsenal de recursos didácticos con los que ir mostrando a los más pequeños cómo deben desenvolverse al moverse por la calle.

Entre ellas, una de las más divertidas es Aprende Jugando, un dc interactivo en el que, a través de colores, cuentos, pasatiempos, etc, van entrando en contacto con las normas de la circulación. Está dirigido especialmente a niños de entre 4 y 5 años.

You may also like

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies